APRENDIENDO LIDERAZGO CON BONITA

By | Talleres

Bonita es una perra mestiza de 6 meses que hace honor a su nombre, un mini pastor alemán mezclado con la vida. Ella entra en mi vida como fruto de este comportamiento diverso en la nueva realidad. Dónde antes era un no, ahora puede ser un sí y viceversa porque lo que estamos viviendo me ha hecho reflexionar, cambiar prioridades. Yo siempre he tenido gatos y no tenía ni idea de qué significa tener un perro. Como en otras facetas de mi vida, bendita ignorancia que me lleva a meterme en aventuras que habría esquivado y con ello perdido la oportunidad de un gran aprendizaje en mi vida. Bonita llega para echarle una mano a mi hijo de 6 años, para ser su compañera de juegos, enseñarle responsabilidad, constancia y respeto…y ahora me está recordando a mi principios básicos de liderazgo, qué necesita un buen líder.

Además de ser consultora en estrategia de negocios, marketing y ventas, enseño liderazgo y gestión del talento en el máster de dirección de empresa de la Universitat Rovira i Virgili. Tengo como bandera empoderar a las mujeres y todo aquel y aquella que lleve un líder dentro y lo quiera hacer salir, crecer. En mi aprender a comunicarme con el nuevo miembro de la familia he recordado principios muy valiosos que quizás damos por sentado. Últimamente me estaba enfocando en el desarrollo del liderazgo situacional donde el líder se adapta al entorno, enfocándome en la situación y el equipo. Hoy quiero enumerar fundamentos esenciales del liderazgo, vuelvo a poner el foco en el líder “back to basics”:

Primero: tiene que estar claro quien manda
En mi aprendizaje perruno esto es lo primero que corrigió Jordi, un excelente adiestrador que nos ha enseñado a comunicarnos con Bonita en muy poco tiempo. Una de las herramientas más poderosas son tu lenguaje corporal y el tono de tu voz. Donde antes Bonita percibía mis dudas incluso la falta de confianza, ahora sabe que yo mando, es lo que Jordi llama “hazte grande”. Marcará la diferencia cómo camines por la oficina, cómo entras en una reunión; con una postura sólida, erguida, hombros hacia atrás, paso enérgico y mirando a los ojos de las personas. Segundo vigila el tono de tu voz, el ritmo, la cadencia adecuada para el mensaje que quieres comunicar, los gestos con las manos, la expresión de tu cara…respira. Con todo ello habrás transmitido el 70% de tu mensaje y todavía no has dicho nada.

Yendo más allá en las organizaciones tocaríamos también temas de organización empresarial, líneas claras de mando, dinámicas con el equipo. Si tienes una promoción en el trabajo puedes ser jefe de la noche a la mañana, pero para ser líder y ganarte el respeto de tu equipo requiere más tiempo, lo tienes que ganar y trabajar.

Segundo: mensaje claro, corto, único
A Bonita no le sirven mis frases largas, ni mi lenguaje de humano, necesita mensajes cortos y claros con palabras clave que ella reconoce por repetición. Un líder tiene que transmitir “para todos los públicos” adaptando el discurso en función de la audiencia. No por decir más se te va a entender mejor. El principio aquí es que todo el mundo tenga muy claro cual es la visión y misión de la empresa: qué somos y a donde queremos llegar, qué nos hacer fuertes, qué tenemos que mejorar, dónde están las oportunidades y las amenazas. No hace falta ser el CEO para trabajar esto, incluso para un proyecto con un líder puntual también es necesario. Cuales son los objetivos y cómo los vamos a medir para detectar el éxito serán la brújula que guíe a tu equipo, el rumbo y el destino lo marca el líder al timón.

Tercero: administrar recursos
Viniendo del mundo gatuno dejaba comida todo el día a Bonita, gran error, estaba creando un perro caprichoso con un buen desarreglo intestinal. Ahora Bonita sabe que come dos veces al día, normalmente a las mismas horas, sabe cuando va a salir a pasear…tiene claro sus recursos. Hoy vivimos un mundo muy cambiante y es verdad que los recursos se deben adaptar en función de las necesidades del momento, los resultados y objetivos revisados. Tendrás un equipo mucho más productivo con un salario justo, si saben con que presupuesto pueden trabajar, qué recursos de personal tienen en función de diferentes proyectos y por qué hay diferencias si se da el caso. No es fácil convivir con un perro con hambre, no te va a escuchar.

Cuarto: constancia, aprendizaje por repetición, paciencia, respeto
Desde pequeños aprendemos por repetición, cada uno tiene su ritmo. Lo que más resultados te va a dar es la constancia, repetir el mensaje todas las veces que haga falta hasta que quede integrado. Sí, necesitamos una buena dosis de ese bien tan preciado y escaso, la paciencia. Con Bonita fue fácil después de los sabios consejos de Jordi porque enseguida vi resultados. Cómo líder verás resultados más rápidos en algunos miembros del equipo. Ellos son nuestra fuente de paciencia, la certeza que los resultados llegarán y es sólo cuestión de tiempo, de constancia y de respetar que cada uno tiene sus tiempos. Un líder es tan rápido como el último de su equipo.

Quinto: flexibilidad
Una de las cosas que más disfruto con Bonita y ha sido una sorpresa es el paseo de la mañana, temprano. Estoy recuperando muchos amaneceres perdidos y empiezo el día de una forma diferente que me ayuda al resto del día. Si repites siempre el mismo camino el perro se vuelve territorial y puede incluso atacar porque si alguien se cruza en su camino lo vive como una intrusión en su casa. Hacer las mismas cosas de forma diferente, buscar caminos alternativos, ángulos diversos nos saca de la zona de confort y es algo que debemos practicar como una gimnasia. Si hacemos de la exploración y la curiosidad un hábito, nuestro mundo será más rico y desde luego tendremos adquirida la flexibilidad tan necesaria en este entorno tan incierto. Debemos propiciar en nosotros mismos y nuestros equipos la flexibilidad, el aprendizaje continuo y con ello disfrutar de salir de la zona de confort.

Sexto: feedback constante, celebración
¿Cómo saber si vamos por el buen camino? ¿Cómo saber si estamos haciendo lo que se espera de nosotros? Necesitamos que el líder sea muy claro en cómo va a medir los objetivos, con qué indicadores y con qué frecuencia. Además, creo mucho en pedir feedback cualitativo que ayuda a la mejora continua, evita frustraciones y sorpresas. Con Bonita trabajo mucho el refuerzo positivo, y no tiene porque ser siempre una chuche perruna, muchas veces es tiene el mismo impacto o incluso mayor una caricia, un juego, un pasar tiempo con ella. Estamos viviendo tiempos con mucha tensión, intento cada día recapitular y reconocer qué he conseguido y dar las gracias a los que me ayudan en el camino. Somos muy propicios a detectar y resaltar lo que no funciona, lo que no nos gusta…quejarnos de nosotros y los demás. Celebrar el éxito en su justa medida es un arma muy poderosa de motivación y de ser felices.

Gracias a mi aprendizaje con Bonita he podido revisar estos puntos del liderazgo que parecen muy sencillos e incluso básicos. Los que me conocen saben que me gusta aterrizar los conceptos y simplificarlos. En la esencia encontramos las respuestas, lo sencillo es más fácil recordarlo, comenzarlo y mejorarlo. Os deseo felices aprendizajes y, para los que podéis, disfrutad mucho de vuestras mascotas.

Si estás interesado/a en hacer talleres de liderazgo presenciales o a distancia tanto con tu equipo o a nivel individual, estaré encantada de escucharte y juntos diseñar a medida lo que necesitas, contáctame aquí .

¿Quieres seguir lo que escribo? nos vemos en LinkedIn muchas gracias 🙂

los ingredientes clave de un buen líder. Cómo aprender liderazgo.